Los menores ante la separación de los padres

Durante estos meses de Mayo, Junio y Julio, hemos recibido algunas consultas de papás y mamás, sobre cómo actuar con sus hijos… “estamos separados/divorciados” y él no lo hace bien “

Ella manipula, les explica historias que no son ciertas…” “Quiere volar, borrarme…”

Para ello, no le nombran y se ignoran acontecimientos relevantes vividos por el hijo durante su estancia con él o ella. En este caso, las preguntas no existen. Algunos niños «aprenden a llevar una doble vida; saben que cuando están con uno, no deben existir signos o muestras de la relación con el otro y esta situación les fuerza a vivir en una realidad dividida. Con frecuencia, la negación del otro progenitor se extiende a su familia.

Niño colchón

Soporta descalificaciones de un progenitor contra el otro y calla.
Este término se utiliza para describir al menor que intenta amortiguar el conflicto entre sus padres.  Este niño soporta desvalorizaciones de un progenitor contra el otro y «en ningún momento los delata a pesar de que es consciente de la realidad en la que vive». Al contrario, intenta amortiguar las descalificaciones y, si es necesario, «mentirá o se responsabilizará él mismo» de las actuaciones paternas o maternas.

Niño hipermaduro

Ve sufrir a sus padres y hace como que la separación no le ha afectado. Hay niños que cuando ven sufrir a sus padres se angustian tanto que «aparentan que la noticia de la separación no les afecta».

«Creen que sus padres sufrirán más si los ven preocupados y por eso oculta lo que piensan». El problema, es que los padres asimilen esa actitud
como una demostración de la madurez de sus hijos.

Niño confidente

Los padres le cuentan sus problemas más íntimos de pareja. Lo hacen depositario de confidencias, a veces de infidelidades, y de detalles de vivencias íntimas. Buscan dañar al otro, y/o utilizan al menor como apoyo emocional.
Con esto, buscan dañar al otro, o se utiliza al niñ@ como apoyo emocional.

 

A %d blogueros les gusta esto: